Prueba piloto para gestionar los residuos del alcantarillado

El Ayuntamiento instala mallas diseñadas para retener los residuos sólidos que se vierten de forma inadecuada a los lavabos y al suelo de las calles. De esta forma, se evitará que acaben vertiendo al medio natural y finalmente al mar. También evitamos que estos sólidos puedan afectar a los sistemas de bombeo existentes hacia los colectores, interceptores y la depuradora.



martes, 28 junio, 2022 – 11:30

Los residuos sólidos vertidos en las calles y los lavabos, y que llegan a la red de alcantarillado, provocan que el sistema de saneamiento tenga problemas de capacidad debido a la orografía del terreno (redes con escasa pendiente), produciéndose situaciones de sedimentación en muchas zonas. Este hecho se ve agravado especialmente en días de intensas lluvias, ya que estos colectores han perdido capacidad hidráulica de desagüe. Estos sólidos en suspensión acaban llegando de forma incontrolada al medio natural, contaminando y ensuciando el mismo.

Para evitar este último punto se ha realizado una prueba piloto en la que el Ayuntamiento ha instalado en una de las cuencas principales de El Prat, el colector de la carretera de la Aviación, un sistema de mallas que tiene la función de retener estos residuos sólidos en suspensión. El sistema consta de un panel de contención de acero inoxidable con refuerzos internos para soportar el caudal a retener de las primeras lluvias y encauzar el flujo de agua con la malla de recogida.

Sin embargo, cabe recordar que de ninguna de las maneras se pueden verter residuos sólidos en los lavabos o en el suelo, especialmente las toallas húmedas o productos de higiene personal. Si tiene dudas sobre dónde verter cada residuo, el punto limpio municipal puede asesorarle.